Menú Cerrar

Coches eléctricos con mayor autonomía y los que veremos en el futuro

Cada vez es más habitual ver coches completamente eléctricos o híbridos en las calles de nuestras ciudades, ya nos nos sorprenden tanto y ni nos asustan con su absoluta insonorizad, y eso es positivo.

Hemos llegas a un punto en el que la compra de un vehículo impulsado en su totalidad por baterías es una realidad, pero al planteárnoslo, nos surgen dudas propias del desconocimiento en la materia, y la más habitual es : ¿Qué autonomía tiene?

A la hora de «dar el paso a lo eléctrico» lo que mas valoramos es el hecho de poder ir desde Burgos hasta Murcia sin repostar, y si por lo que fuera tuviéramos que hacerlo, ¿dónde? he aquí la cuestión.

Desde el año 2010 el precio de las baterías ha bajado desde 806 euros cada kWh hasta 315 euros. Un 65% de reducción en costes que no hará más que aumentar en los próximos años. Y esto, por supuesto, tiene un impacto enorme en la autonomía de los nuevos coches eléctricos y los que están por llegar. A continuación daremos un repaso a los principales modelos.

Cómo se mide la autonomía de un vehículo

Pero hablar para hablar de la capacidad de las baterías, en este caso, debemos hacerlo tomando como referencia la autonomía que otorgan a los vehículos. Aunque la autonomía de un vehículo es relativa y depende de muchos factores. Consumirá más un coche cuyo trayecto transcurra por regiones montañosas que otro que se desplace en carreteras sin pendiente, por ejemplo. También influye que el coche vaya lleno o vacío, que se realice conducción eficiente e, incluso, si se evalúa cuando haya frío o calor.

Precisamente por esta razón existen varios ciclos de homologación que evalúan la autonomía en función de distintos parámetros. Y este punto puede llegar a ser algo confuso porque actualmente en Europa se utilizan en paralelo dos maneras diferentes de medir el consumo de un vehículo y su autonomía. Se trata de los ciclos de homologación NEDC y WLTP. Pero no desesperes porque esta situación es transitoria y no tardará en imponerse uno de los dos.

Actualmente en Europa se utilizan en paralelo dos maneras diferentes de medir el consumo de un vehículo y su autonomía.

El ciclo europeo de homologación NEDC evalúa bajo los mismos estándares el consumo de todo tipo de vehículos, ya sean de gasolina, diésel o gas, híbridos o eléctricos. Aunque si hay algo en lo que existe consenso entre las distintas partes es que sus evaluaciones son, cuanto menos, optimistas.

Se trata de una prueba que se realiza en edificio colocando el coche sobre rodillos que harán girar sus ruedas. En cuanto a condiciones ambientales, se realiza a una temperatura muy suave (entre 20 ºC y 30 ºC) y sin considerar el efecto que podría tener el viento sobre el vehículo o una carretera con pendiente. Por otra parte, la única carga que lleva el vehículo es la del conductor, y no considera el consumo eléctrico del encendido de faros o de cualquier accesorio interior en el vehículo. Y, para rematar, las aceleraciones son muy suaves. Todo esto falsea un dato de autonomía que en condiciones normales de circulación es difícilmente igualable.

Era evidente que las mediciones en este ciclo no reflejaban la realidad de los usuarios y, por ello, se ha aprobado el ciclo de homologación WLTP con la intención de armonizar la medición de los consumos. Entró en vigor el pasado mes de septiembre de 2017, hace exactamente un año, y la razón de que coexista con el NEDC es que aún se encuentra en periodo de adaptación hasta 2020.

En el caso del WLTP se cuenta con una prueba de consumo mucho más estricta que da como resultado una autonomía de un 25% menor que la estimada en el NEDC para el mismo modelo de vehículo. Se evalúa el consumo ante aceleraciones más intensas y duraderas, mayores velocidades y otra serie de condicionantes que están presentes en la conducción. Nos da una idea más realista de lo que el coche finalmente va a consumir y, por tanto, la autonomía que tendrá para un uso diario normal.

Los coches con mayor autonomía del mercado

Una vez vista la distinción entre los ciclos de homologación toca centrarnos en la autonomía de los vehículos que estarán disponibles este mismo año 2018.

MODELOAUTONOMÍA WLTP (KM)CAPACIDAD DE LA BATERÍA (KWH)
Tesla Model 3 Long Range49080,5
Opel Ampera-e41560
Tesla Model 3 Standard38555
Renault ZOE30041
BYD E6 40030082
Nissan Leaf 201828540
BMW i325522
Volkswagen e-Golf22535,8

Baterías del futuro: lo que está por llegar

La piedra angular para conseguir mayor autonomía en los coches eléctricos es la batería, aunque casos como el e-Golf demuestren que tampoco se puede desatender una adecuada optimización del consumo del vehículo.

A día de hoy, las baterías más implementadas en el sector del vehículo eléctrico son las de ion-litio. Y aunque no tardarán en imponerse alternativas sí que es cierto que estas aún no han conseguido llegar a su máximo potencial. Se trata de una tecnología que se lleva desarrollando desde hace algo más de dos décadas y a la que aún le queda recorrido. Sin embargo, la búsqueda de alternativas o mejores soluciones supone un quebradero de cabeza para científicos y centros de investigación de todo el mundo.

El objetivo es poder conseguir baterías que den mayor autonomía y a menor coste. En ese sentido, como vimos al comienzo de este artículo, la reducción de precio de las baterías actuales continuará en aumento los próximos años. Además, en fase de investigación se encuentran tecnologías novedosas como las baterías de litio y azufre o las de estado sólido.

Las baterías de estado sólido consiguen más del doble de autonomía con tiempos de carga hasta seis veces menores.

Lo que está claro es que el sector del vehículo eléctrico está avanzando a pasos agigantados en cuanto a prestaciones, tecnología e infraestructura. Ya este año 2018 disponemos de vehículos de gama media que rozan los 500 km de autonomía real, cosa que hace unos años parecía impensable y la infraestructura de puntos de carga está creciendo con agilidad en nuestro país.

Cada vez está más cerca y accesible ese ideal eléctrico por el que muchos ya apuestan. Y el futuro próximo parece ser prometedor.

¿Te pasarías a lo eléctrico?

Paz

Deja un comentario

Artículos Relacionados